“La lucha de Zapata sigue; desde el Congreso haremos políticas pùblicas que den certidumbre a la tierra”

 La diputada federal por morena en el sexto distrito expresó que, a 100 años de la muerte del jefe del Ejercito Libertador del Sur, sigue siendo considerado un héroe nacional e inspiración para las personas que buscan la igualdad de clases.

Redacciòn.

Ciudad se México. – Al conmemorarse el aniversario luctuoso numero 100 de Emiliano Zapata, considerado como “el caudillo del sur”, la diputada federal por morena en el sexto distrito, Olegaria Carrazco Macías, dijo en el pleno de la Cámara de Diputados que la lucha por la justicia social y el derecho a la tierra sigue.

Agregó que desde el Congreso de la Unión se busca la creación de políticas públicas agrarias que den garantías y certidumbre al derecho a las personas sean campesinos, indígenas o ejidatarios.

Carrazco Macías sostuvo que hoy más que nunca se le da el poder al pueblo sobre las decisiones del país y que se ha avanzado en dar vivienda, salud, educación y garantías de alimentación a los campesinos e indígenas, pero reconoció que aún falta por avanzar y por ello se les dará voz para conocer sus necesidades y problemáticas de las comunidades con la finalidad de atenderlos.

 

“Hoy 10 de abril en sesión solemne quiero iniciar con esta fase: quiero morir siendo esclavo de los principios y no de los hombres”, frase que define al general Emiliano Zapata, jefe del Ejército del Sur. La esencia del Plan de Ayala siegue vigente, hoy más que nunca en cuyo espíritu enarbola la devolución del poder al pueblo, quiere decir que el general Zapata estaba consciente que la Sociedad mexicana estaba dividía en varias clases sociales que dominaban la economía y la vida del país, la aristocracia feudal o alta sociedad, la burguesía nacional, la pequeña burguesía o clase media y el proletariado, en el extremo estaban los campesinos, carentes de derechos, quienes ignoraban que era vivir con normalidad. En tales condiciones era imposible que un indígena y un campesino adquirieran las condiciones mínimas para subsistir como vivienda salud, educación y alimentación para tener la dignidad de vivir como personas”, citó.

 Zapata vio la necesidad de insertar en la Constitución Mexicana de 1917, la vivienda, la educación y la alimentación, pero sobre todo la seguridad de la tierra, subrayó.

 La congresista expresó que los verdaderos enemigos del pueblo y delincuentes causantes del desequilibrio social estaba en otro lado, en los latifundistas, hacendados y conservadores, tal como lo reveló Antonio Díaz Soto Gama en su libro titulado “La cuestión agraria en México”.

 “Desde este congreso hemos de seguir transformando en políticas sociales que enaltezcan el legado de lucha de tan heroico general como lo fue Emiliano Zapata.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*