Los derechos de las minorías / Columna de opinión / Abogado Daniel Tenorio

Por Lic. Daniel Tenorio

Mazatlán, Sinaloa.- El Congreso del Estado de Sinaloa, votó la semana pasada la iniciativa para permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo o igualitario. Es decir, los legisladores votaron sobre si se reconoce que las personas del mismo sexo se puedan casar entre sí o no.

Pues bien… el resultado fue que no se pueden casar, lo que se traduce en que el Estado de Sinaloa, se niega a reconocer los derechos de esta parte de la población.

Lo anterior además de ser decepcionante es ilegal, pues a los legisladores que votaron en contra, se les olvidó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), ya resolvió que las legislaciones de los estados que sostienen que el matrimonio solo puede ser conformado entre un hombre y una mujer son inconstitucionales, pues así lo ha establecido en diversos criterios obligatorios.

Afortunadamente para los colectivos que defienden los derechos de estos grupos, hay opciones legales para hacerlos valer y lograr su reconocimiento, sin embargo, los legisladores en el congreso local, que votaron en contra dejaron ir una oportunidad muy valiosa para demostrar que Sinaloa, a diferencia de otros estados, es un lugar en donde se respetan los derechos de las personas y se acata la jurisprudencia emitida por la SCJN.

 

Foto Cortesía: En la ciudad de México y en algunos Estados de la República el matrimonio igualitario es legal e incluso la adopción de menores.

Por lo pronto, quienes quedaron mal con la sociedad son aquellos que votaron en contra del reconocimiento de este derecho y no debemos de olvidarnos de ellos cuando pretendan reelegirse o busquen otro puesto político, pues con esta muestra sabemos que no les interesa respetar las instituciones, sino solo atender a sus dogmas o a sus creencias, que cualquiera de las dos está mal para un servidor público.

Los servidores públicos, en este caso los legisladores, deben de actuar conforme a la ley y en respeto a las instituciones, ni más, ni menos. Si no se logran despojar de esos dogmas o creencias cuando ejercen una función pública, entonces mejor que se dediquen a otra cosa.

 

  • Si te sirvió esta información comparte y comenta*  Tu opinión es valiosa para este medio informativo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*