Gaby Bautista, una soñadora que venció el cáncer de mama y hoy nos cuenta su historia

 

  • En el marco del mes de prevención para el cáncer de mama, una sobreviviente de esta enfermedad asegura que una fortaleza para vencerla esa la unión familiar y tomar valor para enfrentar la situación.

 

Por Janeth Bañuelos

Mazatlán, Sinaloa. – Gaby Bautista, una mujer de 40 años, soltera y sin hijos, nunca pensó enfrentar problemas de salud grave como lo es el cáncer de mama, sin embargo, cuando se enteró lo tomó con entereza, serenidad y valor, pues era consciente que tenía que ser así para enfrentar lo que se venía.

Hoy nos cuenta su historia; de como logró vencer esa adversidad y deduce como conclusión que más que una desgracia, es una oportunidad que la vida le otorga para dar un mensaje a todas las mujeres del autocuidado y del amor propio. Esta convencida que las personas deben darse cuenta de lo que están haciendo mal, tanto sus hábitos alimenticios, su estilo de vida, vicios, hasta la malas amistades y rencillas familiares ya que todo incide en el estado de ánimo.

“El haber vencido al cáncer para mí es algo maravilloso, yo estoy muy agradecida con Dios por que me permitió estar aquí cuando hay muchas mujeres no lo gran y pues he aprendido hacer las cosas que verdaderamente me hacen feliz y vivir la vida como se debe de vivir”, citó.

“Cuando me enteré si me dio miedo, pero tenía que tomar valor, siempre estuvo mi familia presente y eso me ayudó. Seguí adelante con el tratamiento y mi organismo lo resistió, según el oncólogo la detección del cáncer fue temprana y eso ayudó para combatirla más rápido”, agregó.

 

Bautista expone que si sobrevivió al cáncer de mama cree que es porque de alguna manera fue elegida para llevar el mensaje a todas las mujeres de la prevención, el cual trae consigo la autoexploración y del tratamiento oportuno debido que cada día más mueren más y mas mujeres por esta enfermedad. Las causas pueden por el machismo, la timidez, la incredulidad o los mitos.

 

Gaby Bautista es una mujer soñadora y trabajadora, cuenta con un título profesional en trabajo social, pero por azares del destino la mayor parte de su vida trabajó como empleada de piso en una tienda de autoservicio, sin embargo, este llamado de luz, (el vencer el cáncer) la hizo luchar por lo que verdaderamente ha soñado, ayudar a los demás, vivir de la cultura y el arte, viajar y dar el manejo del cuidado a la salud.

Actualmente es integrante del colectivo artístico Barrio Corazón, y mantiene el taller de pintura y literatura infantil, junto con la maestra María Muñiz, donde es muy feliz, pues, aunque no tiene hijos, adora a los niños, y a través del arte les enseña a cuidar el medio ambiente y a valorar la vida.

Ha estudiado diferentes cursos y diplomados de literatura, ha viajado a eventos culturales por el país, pero sobre todo es buena amiga y le extiende la mano a quien lo necesita, ya que quien le pide un favor ahí esta.

Para Gaby, la vida hoy es infinita, valora y siente al máximo cada caricia que le hace el viento otoñal en su cara, admira los hermosos atardeceres de Mazatlán cuando camina por el malecón, disfruta y conoce los nutrientes de cada fruta que se come, eliminó la comida chatarra de su vida, hace ejercicio, toma mucha agua y trata de leer para relajarse. Ha incrementado su vida social con las amigas y amigos en el café, así como también apoya en los hospitales.

 

Antes de eso, su vida era estar encerrada, deprimida en las cuatro paredes de su habitación, solo pensando y pensando en el que pasará, cuando tenía el presente en frente y solo que hizo fue tomar las riendas de su destino.

En la actualidad, el cáncer de mama se ha convertido en la primea muerte en el caso de las mujeres en México con 10 decesos diarios, en el caso de los tumores, según el Instituto de Investigaciones Biomédicas (IBM) de la UNAM.

El Gobierno Federal y Estatal, en caso de Sinaloa, han incrementado el número de mastografía y hasta clínicas rodantes para llevar los estudios tempranos hasta las comunidades más alejadas con la finalidad de detectar oportunamente las enfermedades y así poder salvar vidas.

Una de las causas puede ser la mala alimentación, el sedentarismo, principalmente. Las mujeres en tratamiento han eliminado los embutidos, la comida enlata y comida chatarra, los refrescos, entre otros.

Los rangos de edad de mayor riesgo son de entre los 40 a los 50, pero s e han detectado casos en mujeres de 25 y 35 años, por ello la recomendación de la autoexploración semanal y en caso de detectar alguna bolita en el are de la axila o bien en el seno o pezón, es importante acudir al médico para la valoración.

 

  • Si te sirvió esta información dale Like y compártelos con tus amigos, tu opinión es importante para seguir creciendo*

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*