Sedena asume responsabilidad de operativo fallido en Culiacán

 

 

  • Exponen que no había orden de cateo
  • Aclaran que la orden de aprehensión no llegó a tiempo
  • Aseguran que el grupo táctico no informó a tiempo los detalles del operativo al gabinete de seguridad del Gobierno Federal
  • Anunciaron que las fuerzas castrenses fueron superadas en número por los delincuentes
  • El tema central fue la captura para extradición hacia Estados Unidos sobre Ovidio Guzmán
  • Se privilegió la vida de loa culiacanenses y la paz en la ciudad y por ello el Gabinete decidió la liberación del presunto capo del narcotráfico.

 

Redacción

 

Mazatlán, Sinaloa. – La situación de caos que vivió ayer la ciudad de Culiacán por el enfrentamiento entre militares y un grupo delictivo obedece a una estrategia fallida de seguridad derivada de una mala planeación para la aprehensión de un presunto capo del narcotráfico de Sinaloa, asume el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), el general Luis Crescencio  Sandoval .

Expuso que el grupo táctico y operativo que en ese momento estaba a cargo de la Sedena, la Marina y la Guardia Nacional, se precipitó y accionó antes que se le informara al gabinete de seguridad y por ello los errores en los resultados. Abundó en que después de la captura del joven Ovidio Guzmán se procedió a liberarlo porque así fue la decisión que se acordó entre los titulares del Gabinete de Seguridad y el mismo presidente de la República Andrés Manuel López Obrador (AMLO) con la finalidad de garantizar la paz en Culiacán y la seguridad de los culiacanenses.

En la conferencia de prensa en el Palacio de Gobierno con sede en Culiacán donde sesionó el Gabinete de Seguridad del Gobierno de AMLO, se informó que entre los errores resalta que no se contó a tiempo con una orden de cateo, ni tampoco con una orden de extradición para el joven, hijo del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán, como también que fueron superados en numero de elementos y vehículos para hacerle frente.

 

 

Se habló también de la fuga de 55 reos del penal de Aguaruto cerca de Culiacán, de los cuales quedaron prófugos 39 del orden de delitos federales y 10 del fuero común y 6 fueron reaprehendidos.

El secretario de Seguridad Público Federal, Alfonso Durazo comentó que fueron 8 personas que perdieron la vida, entre ellos un custodio del penal, un civil, un militar y el resto personas armadas presuntos delincuentes.

Cabe mencionar que el Gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, se vio serio, en momento con la cara enrojecida, preocupado y no dio declaraciones sobre el caso.

 

¿Y los habitantes?

Sobre asumir un operativo para “liberar” a los habitantes de Culiacán quienes quedaron varados en centros comerciales y negocios y garantizar su seguridad para que regresen con bien a casa, simplemente no se dijo nada.

En este momento las calles de Culiacán se encuentran desolados; las escuelas no abrieron sus puertas, ni los comercios, solo hospitales y ciertas oficinas de gobierno. Las rutas de camiones urbanos se irán aperturando paulatinamente al igual que la vida comercial.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*