Océanos en peligro, parte I – columna de opinión Dr. Felipe Amezcua, biólogo investigador de la UNAM

Océanos en peligro, parte I

Por el Dr. Felipe Amezcua, biólogo investigador de la UNAM – Instituto Mazatlán. 

Mazatlán, Sinaloa.-Estimados lectores, en tiempos recientes se ha hablado y escrito mucho respecto a la capacidad de los océanos así como el impacto irreversible que han causado las actividades humanas en estos. El océano es importante ya que transporta mayor cantidad de agua que la de todos los ríos de la tierra, creando un flujo de energía y nutrientes que recorre el mundo y nos proporciona recursos imprescindibles.

Sin embargo, la creciente presión humana en los ecosistemas marinos ha provocado la destrucción de muchos de sus hábitats y el colapso de algunas especies que están avocadas a la extinción si no se encuentran soluciones para revertir esta situación.

Actualmente se consideran tres los principales impactos que sufren nuestros océanos. El primero es el controvertido tema del cambio climático, al cual se le culpa de casi todos los males climáticos actuales (como si todos estos no existieran ya desde hace mucho tiempo atrás), el segundo es la sobre explotación de los recursos marinos, y el tercero, muchas veces pasado por alto, es la contaminación, que puede ser por metales pesados, insecticidas y plásticos de todo tipo.

 

 

Aprovecharé el espacio que amablemente se me brinda Janeth Bañuelos Noticias, para escribir un poco sobre estos temas desde mi perspectiva como biólogo investigador y lo haré a lo largo de diferentes entregas. En esta ocasión trataré el segundo impacto, la sobre explotación, la cual a su vez se divide en diferentes impactos. El primero es la sobrepesca, la cual ocurre debido a que el esfuerzo pesquero actual excede la capacidad productiva de los océanos provocando un impacto sobre los ecosistemas marinos. La sobrepesca altera la intrincada red que conforma la biodiversidad marina y que es responsable del papel vital de los océanos en la dinámica del planeta. Algunas especies ya han sido pescadas hasta su extinción comercial, y muchas más van por el mismo camino.

Foto: Pesca ilegal. Autoridades de Conapesca decomisaron artes prohibidas de pesca para embarcaciones menores.

El segundo es la pesca furtiva, también conocida como pesca pirata, que es la cual se lleva a cabo al margen de las normas y reglamentaciones establecidas para manejar algún recurso, como la pesca de camarón durante la época de veda. Este tipo de pesca provoca los mismos daños señalados anteriormente. Las soluciones a estos problemas se pueden dar mediante una mejora urgente de la gestión oceánica para conseguir que las actividades humanas sean sostenibles.

 

EL FUTURO.

Si queremos que las próximas generaciones puedan disfrutar de los mismos recursos que poseemos actualmente, es necesario establecer una Red de Reservas Marinas, en las cuales cualquier tipo de pesca este prohibida, así como aplicar Principios de Pesca Sostenible, mediante normas y regulaciones a la actividad pesquera, además de lograr implementar mecanismos para asegurarnos de que dichas regulaciones se acaten, una tarea nada trivial en nuestro país, desafortunadamente.

El la segunda entrega estaremos hablando de la contaminación y el cambio climático y sus efectos en el sector pesquero. Para dudas y sugerencias puedes dejar tus comentarios abajo de esta columna y con gusto te contestaremos.

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*