Coronavirus; cuarentena en México, burnout y síndromes relacionados con los cuidados

COMUNICACIÓN, SALUD Y OPINIÓN.

CORONAVIRUS, CUARENTENA EN MÉXICO, BURNOUT y SÍNDROMES RELACIONADOS CON LOS CUIDADOS. ¿QÚE HACER?

 

David D. Bañuelos Ramírez. Médico especialista. D en Cs.

davra43@yahoo.com

UNO: El síndrome de Estocolmo es súper conocido.. El síndrome de Burnout no tanto; y sin embargo, existe, y sin embargo, se mueve como diría Galileo Galilei ante la inquisición non santa cuando lo llevaron a juicio. Pues bien, ¿ qué es el síndrome de Burnout?. Es un trastorno de agotamiento, distanciamiento e  ineficacia,  que se presenta sobre todo relacionado con el personal que se dedica a los cuidados y a tratar directamente con usuarios…El síndrome de Estocolmo se da en personas que padecen secuestro y tras algún tiempo, sienten empatía por aquel o aquellos que les produjeron el cautiverio.

Es de dudarse que la cuarentena  y el confinamiento virtual puedan llegar a inducir simpatía o empatía con el COVID 19; no es imposible en cambio, que se lleguen a provocar situaciones de estrés agudo y crónico y que se culmine con situaciones de agotamiento, ineficacia y el conjunto de signos y síntomas acompañantes del síndrome de Burnout… Para fines prácticos y sin más preámbulos, el Burnout es estar quemado, fatigado, como fumigado por el trabajo. Ver un día un montón de pacientes con enfermedades crónicas y al otro día también y ver las mismas condiciones de trabajo, presiones, unas malas condiciones laborales y la falta de las herramientas e insumos adecuados no es nada gratificante. No es alentador.

 

El COVID 19 ha venido a complicar al cubo (o tal vez a la enésima potencia) las situaciones difíciles que se arrastran en el sistema de salud mexicano desde décadas y gobiernos pasados.  Lo mismo (el atraso y las rémoras) se aplican a la educación, diversión, pensiones, seguridad social…

 

 

DOS: El síndrome Burnout puede dar de todo en el cuerpo y en la psique humana.  Empecemos la lista: taquicardia, o sea, aumento en las palpitaciones del corazón; dolores musculares, fatiga, obesidad, trastornos del colon, insomnio, irritación, sensación de fracaso e impotencia ante los problemas para poner unos cuantos datos, sin agotar todos los posibles… Difícil rendir como debe ser, cuando hay situaciones que son una carga extra. Ni en el trabajo, ni en la familia.  Si antes de la pandemia los trabajadores del país hemos venido soportando cargas de trabajo excesivas, poca autonomía en las decisiones y planeación del trabajo; falta de formación con cursos de inducción y actualización en las empresas, alta exposición a públicos demandantes, pobreza de actividades recreativas y además, hay jornadas laborales excesivas, con horas extras, falta de estímulos económicos, basura en la televisión y medios de comunicación, falta de los insumos, herramientas y equipos de trabajo adecuados… y lo que se pueda expresar y caber en la palabra etcétera, entonces,  ésta es la receta perfecta  de los ingredientes para un cóctel de síndromes que se darán no solo en los trabajadores de la salud, sino en un buen porcentaje de los que están tomando el papel de “cuidadores” en el transcurso de esta pandemia, y cuarentena que no es cuarentena, ni virtual ni real, ni numérica ni figurada… es más que eso..  19 días y 500 noches se le figuró mucho a Joaquín Sabina para olvidar a María, la de la frente alta, falda corta, lengua larga y protagonista del santo reproche; pero compuso una canción pegadora, para entendedores y no entendedores. Digno de ser recordado Joaquín… Meses de COVID 19 en las noticias, redes, memes y en la vida real,  de estar en un periodo extraordinario con limitación de actividades, decretos, noticias falsas, días sin cerveza y días sin convivencia y posibilidad de festejar en la forma que se hacía el 10 de mayo, los cumpleaños, las fiestas escolares, y todo lo festejable, no nos han quemado. Se han perdido velorios, conciertos, pero no el humor ni la voluntad. Los memes y el humor siguen y seguirán hasta el final, tal como la orquesta del Titanic tocó hasta el último, dice un meme. Otro dice: dentro de unos meses nos estaremos riendo de esto, algunos…desde el cielo. Y así será: el síndrome de Burnout tiene también un componente de cinismo, de importa, o vale m….ismo…  [Expresado con todo respeto, dirían los clásicos, en lenguaje técnico-científico, nada de vulgaridades al hablar de COVID 19]. Los opuestos se atraen y los iguales se rechazan, dicen los postulados de la física y química para explicar las uniones, reacciones químicas y ligaduras, enlaces, y variantes. En las parejas no cursis, también hay explicaciones para la atracción. A veces no se entiende, pero sin embargo, ya no hay que citar a Galileo….  Si los mexicanos, trabajadores de la salud, educación, y de otras áreas, ya portaban lo que se describe para el síndrome de Burnout  ¿ podremos ser afectados en grado mayor por el síndrome?.. ¿Los mexicanos atraeremos el Síndrome Burnout o lo rechazaremos??? De acuerdo a algunos datos, tengo ya una opinión… ustedes mis estimados, elaboren sus propias consideraciones…

 

TRES: Habrá quien quisiera ver efectos catastróficos en la población mexicana y hay quienes son felices haciendo la infelicidad de otros. Esto es cierto. Les gusta “perjudicar” [en el otro sentido del verbo, clásico mexicano que termina con ….AR). ¿Conocen a alguien así?. Solo que hay que recordar que en la situación actual, llamada eufemísticamente CONTINGENCIA, para salir adelante,  es necesaria la colaboración de todos. El síndrome de Estocolmo no nos toca;  es posible remontarlo en el humor, videos, memes, y todo aquello que le reste el sentido catastrófico y apocalíptico al COVID 19.

Tampoco creo compatible la empatía con el origen del COVID 19 y el manejo que se le dio en los primeros meses. Sí es posible, en cambio, la total solidaridad y reconocimiento a los que han enfrentado la atención con creatividad, imaginación, voluntad, carácter científico, comunicación adecuada y manejo mesurado. Pero esto no basta. Los trabajadores de la salud deben tener jornadas de trabajo adecuadas, formación y actualización, equipos, estímulos económicos, y además, ejercicios y prácticas anti estrés en sus centros de trabajo. La población general también. Un individuo por pertenecer a una sociedad, debe ser cuidado por esa sociedad; a su vez, debe cuidar de la sociedad. Fácil. Lo mismo para la familia: por pertenecer a una familia, debe ella cuidarnos, y nosotros, cuidar de la familia.  Pero quiero expresarlo de una manera aún más amplia, citando a un alemán, filósofo, escritos, profesor y buen crítico;  y creo que podemos concordar.

 

Bien, expresó él, en uno de sus escritos, que sí en algo podríamos y no solo eso, sino más bien, deberíamos ponernos de acuerdo y coincidir tanto los católicos, protestantes, musulmanes, budistas, taoístas, hinduistas, mormones, ateos, religiones nativas y todas las creencias esparcidas por la superficie de la tierra, es que sea en esta vida, (no en la hipotética vida  eterna), donde se pague el mal que se haga, o bien, por el contrario, se nos compense y recibamos los estímulos y reconocimientos, satisfactores y afectos  que merecemos. Y así debe ser: en esta contingencia y pandemia,  salimos con el esfuerzo y participación de todos, o bien, no salimos todos. Los síndromes de Estocolmo y el de Burnout nos rondan; el COVID 19 también… Las formas en que los enfrentemos marcará la diferencia. Y todos somos cuidadores.

 

 

Una paráfrasis final: La lectura no debe ser obligatoria, el placer no es algo obligatorio; el placer es algo buscado; la felicidad y la salud también. No estamos obligados a cuidar a todos; sí a hacerlo con nosotros mismos y los que nos rodean, y con ello, todos somos cuidadores y a la vez, seremos retribuidos…. Aunque haya estados de la república donde se prolongará la cuarentena por exceso de consumo de  pozol, carne asada y camote. No podían fallarnos algunos esperancitos…. También se prolongarán las medidas de restricción por la falta de claridad de los gobernantes; por el asesinato de albañiles y otras ideas brillantes de los encargados de aplicar la ley…y por medios de comunicación insensatos, mezquinos y mucha ignorancia… Y hasta la próxima con saludos fraternos.

 

Fundamentos para la formulación de esta columna y sugerencia de lecturas complementarias:

http://www.medicosypacientes.com/articulo/la-oms-reconoce-como-enfermedad-el-burnout-o-sindrome-de-estar-quemado

https://www.milenio.com/cultura/y-sin-embargo-se-mueve-la-frase-que-galileo-nunca-dijo

http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:SoKTV9BSvdoJ:www.scielo.sa.cr/scielo.php%3Fscript%3Dsci_arttext%26pid%3DS1409-00152015000100014+&cd=15&hl=es&ct=clnk&gl=mx

https://www.google.com/search?q=19+dias+y+500+noches&tbm=isch&ved=2ahUKEwiA3sDo983pAhUY0qwKHdZlBpEQ2-cCegQIABAA&oq=19+dias+&gs_lcp=CgNpbWcQARgAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADICCAAyAggAMgIIADoCCCk6BggAEAUQHjoGCAAQCBAeOgQIABBDUM8xWPFxYJOTAWgAcAB4AIABjgGIAZgSkgEFMTMuMTCYAQCgAQGqAQtnd3Mtd2l6LWltZ7ABAQ&sclient=img&ei=LSnLXsCTFZikswXWy5mICQ&bih=616&biw=1366&rlz=1C1CHWA_esMX635MX635

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*