CORONAVIRUS: PARAFRÁSIS, ANALOGÍAS Y OTRAS EXPLICACIONES DE POR QUÉ VAMOS MAL

 

Comunicación, salud y opinión. Desde el centro oriente de México

David D. Bañuelos Ramírez. Médico especialista. D en Cs. davra43@yahoo.com

Advertencia: Podemos o no estar de acuerdo con lo que aquí se afirma. Eso es la opinión. El acceso a la información es un derecho… compartir la información es una elección y una actitud ante la vida. Ante la pandemia, compartir hechos, memes y opiniones es deseable. Ojalá puedas compartir esta columna.

UNO: No hay peor lucha….que la lucha de clases…y no hay peores médicos, que los médicos epidemiólogos, que no son clínicos. Sin embargo, la epidemiología clínica existe y tiene representantes magistrales, con grandes contribuciones al desarrollo de la disciplina médica desde antes que naciera el Nazareno. La epidemiología clínica ha nutrido a la investigación médica no en los laboratorios,  SÍ en situaciones de la vida real. Los estudios de cohortes, los de casos y controles, la visión retrospectiva (qué pasó antes del efecto); la exposición a factores ambientales, la estratificación de los casos y los análisis cruzados tienen un enfoque claro de epidemiología clínica.

Los ensayos clínicos controlados y sus diferentes fases, son una variante de epidemiología clínica. Ven hacia adelante. Demuestran causas, efectos, beneficios y riesgos. De hecho, con la epidemiología clínica renació la clínica… el master Alvan R Feinstein un buen estadístico y matemático, y obvio, médico, le dio sabrosura a una actividad que era rutinaria, de médicos Godínez, como los llamarían ahora, y mostró nuevas formas de investigar.

De la epidemiología clínica hemos saltado a la medicina basada en evidencias, a nuevas formas de docencia y demostraciones, a quitar los mitos y a disminuir los riesgos. Pero,.. siempre hay un pero…no son lo mismo los epidemiólogos clínicos que los epidemiólogos que están en los escritorios, dan conferencias, pasan diapositivas con gráficas, números, curvas que no son planas y cuadros que no son redondos.

En el universo hay más líneas curvas que planas. El universo y el espacio no son rectos, ni planos; la gravedad y la relatividad solo son posibles por las curvas. Hasta la mecánica cuántica es posible explicarla por las curvas y  lo recto y lo plano no sirven para explicar las observaciones y los hechos, tanto en física como en medicina.  Parece que a los epidemiólogos del tipo  HLG (también conocido como el Dr. Picos, Dr. Semanas, Dr. Momentos) les cuesta  no un poco (sino un  mucho) entender los contextos donde sucede la vida, y con base a ello, dar otra explicación a los fenómenos que se viven y el fracaso de sus propias predicciones numéricas en cuanto a muertos, contagios, meses de pandemia y regreso a la  NO/normalidad.

En febrero se estimó que podrían ser 7000 (siete mil) los muertos y de ahí,   se observarían descensos en contagiados, muertos y expansión del coronavirus, en un periodo de 3 meses, por ello la cuarentena y otras medidas de contención. Falló. No solo él, concedámoslo, también científicos de la UNAM, de Washington y otras latitudes. Luego se afirmó que se llegaría a un máximo de 35 mil muertos…y hasta ahí; luego el descenso… nada…al parecer parece que los mexicanos queremos no solo alcanzar sino rebasar a los brasileiros, India, Reino Unido y disputar el primer lugar mundial con el vecino del norte. Si fuera medallero olímpico estaríamos en el lugar 39 de 40… o cualquier otro penúltimo…

 

DOS: Los cálculos iniciales y los subsiguientes, se efectuaron tomando como base la tasa de infectocontagiosidad y letalidad que mostraba el virus en otros países, que iniciaron con el COVID 19 antes que México. Error….los mexicanos, los brasileiros y los gringos descomplacieron a las estimaciones de modelos matemáticos. México tiene una letalidad mayor que casi todos los países. En México no tiene que haber fiestas COVID para que se disemine el virus. Cuentan los hechos documentados, –no las leyendas urbanas– que los primeros sujetos con coronavirus, los que regresaron de varios países del extranjero, ya sintomáticos, continuaron haciendo su vida “normal” en gimnasios, centros comerciales, reuniones familiares y otras formas de vida social. Esto en clases económicamente altas. Pero en el medio rural y urbano, las clases bajas también mostraron comportamientos favorecedores de diseminación del virus. Ejemplo: en varios poblados del interior del estado donde hubo un famoso gober PRECIOSO, los sujetos ya afectados, acudían a “despedirse” de sus familiares, o bien, se  invitaba a  la población a que fueran a verlo y darle el último adiós, y sí,  así se hacía… se repartían galletas y abrazos… buenos deseos, y virus gratis….El personal médico no tuvo los insumos necesarios desde el inicio de la pandemia; fue expuesto a la atención de pacientes graves con los cubrebocas tradicionales, guantes que se deshacen; sanitización irritante…y no es lo mismo exponerse una sola vez que hacerlo muchas. La exposición prolongada ha cobrado su cuota. ¿Y bueno, qué tal el papel de los “científicos” de Wats Aps, Face-Booke, Youtube y plataformas y dispositivos diversos?. Son los J.  Maussan de los virus, magos, chamanes, médicos no tradicionales y tradicionales, con soluciones para tratar el COVID 19 en la comodidad de su casa, sin necesidad de uso de cubrebocas, mascarillas ni restricciones de distancia y vida social. El aumento en casos de coronavirus, contagios, defunciones, y todas las consecuencias que seguiremos viviendo y sufrirán los que sobrevivan, no es solo por el virus: contribuye lo que se deja de hacer y lo que sí están haciendo otros. Unos por ignorancia, por apego a usos y costumbres; otros por vivos, astutos y con otras intenciones. Columnistas de periódicos como el Universal que decían ser clínicos, observadores y exfuncionarios, y lo cierto es que sí son exfuncionarios de sexenios anteriores, con mal desempeño por cierto.

 

TRES: Ahora, un enfoque con números…En enero 2020 cuando el COVID 19 estaba solo en otros países, la posibilidad de tenerlo en población mexicana era de cero. Mientras no había ningún caso en México, no nos podíamos contagiar. Sí, entonces, la probabilidad de adquirir COVID 19 era de cero. Ahora es de 50%. Cincuenta por ciento de una población, es igual a la mitad de la misma: 50 de cada 100, o 1000 de cada 2000 o más allá, 50 millones de 100 millones tienen la posibilidad real de tener COVID si se estudian con las pruebas adecuadas.  Una de cada dos pruebas que se realizan para coronavirus da resultados positivos. Pero esto no quedará así. Irá aumentando. ¿Qué tal el futuro próximo?. ¿Cual será la probabilidad de contraer COVID 19  cuando el 75% de la población de México, o del estado o municipio donde vivimos, tenga coronavirus?.  ¿Y cuando el 90% lo tenga? Adquirir coronavirus, no necesariamente es llegar a ser un caso grave, con desenlace mortal. Pero es cambiar la vida. La investigación biomédica tiene ya la vacuna y estará disponible para población general en este mismo año. Solo hay que aguantar y como decía un tal José Alfredo Jiménez, no hay que llegar primero, sino saber llegar. En el título de ésta columna, suscribo que hay explicaciones de por qué vamos mal. Lo sostengo. Vamos mal por los epidemiólogos que no son clínicos; también por los clínicos que no se nutren de la epidemiología; mal por los que prometen soluciones fáciles y milagrosas para problemas complejos y nuevos. Mal por las malas explicaciones…..Lo ilustraremos de otra forma y por qué cuidarnos los unos a los otros. Cuando recién iniciaron los medicamentos para disfunción eréctil (alias viagra, y sucedáneos) los laboratorios regalaban tapetes y posters para los consultorios médicos que decían literalmente: Uno de cada tres hombres adultos tiene dificultades para la erección…Al coincidir con otros dos varones en una sala de espera, elevador, fila, o cualquier espacio, naturalmente la pregunta que nos hacíamos, era: ¿cuál de estos dos será? …Y si hubiera sido solo la coincidencia con solo otro sujeto, ni hablar, el otro sería el que nomás no… Sin duda…Si es uno de cada dos, entonces es el otro. Punto. Por qué no hacernos una pregunta semejante del coronavirus al pensar en salir, o bien, tener que hacerlo porque no hay de otra más que salir por cuestiones esenciales. ¿Cuál de los sujetos con que nos topemos, podrá tener COVID?. Sin la paranoia de que el otro seguro lo tiene, pero con la certeza de que sí lo hay, lo lógico es cuidarnos… y cuidarnos todos. Sí, las cosas van mal para México; mal para nuestra población en lo económico, social y cultural. En la salud, en todo… Ya iban mal. Ahora empeorando. Pero también hay explicaciones posibles de porque van así y con base en ello, soluciones creativas. Si establecemos y aceptamos que la peor lucha, es, en la acepción original, la que no se hace, entonces hagámosla. Y en vez de lo que están haciendo los administradores, voceros, los epidemiólogos no clínicos, los que solo pasan diapositivas, gráficas y números, más números y porcentajes, con cuadros y tablas, y se confía que todo se ve por televisión en la conferencia en vivo, o en los podscats y Youtube. Y se conforman con eso. …No es así. La información fluye por muchos canales. La comunicación tiene varios grandes componentes: el analógico y el digital. El leguaje formal y el corporal. Las analogías y lo textual. Para disminuir la posibilidad de contagios se debe cambiar lo que se está haciendo y el cómo se está haciendo. Para tratar los casos igual. Se vislumbra una solución científica cercana con la disponibilidad de las vacunas en meses muy próximos. Y si no totalmente gratuita, si de alcance universal. Pongámonos una meta posible: llegar vivos a octubre o mejor aún, a diciembre. Por el bien de todos…En el abordaje de la pandemia, han fallado los epidemiólogos, los economistas, los políticos, las organizaciones civiles, las instituciones educativas, organizaciones religiosas, los medios de comunicación…pues con su pan se lo coman. No fallemos de manera consciente… y una última cita tipo paráfrasis-analógica: se cuenta que cuando el último Califa de Granada, sufrió la derrota de los Reyes Católicos y abandono la ciudad, lloraba… su madre le dijo: haces bien en llorar como mujer lo que no has sabido defender como hombre.. la frase se le ha aplicado a muchos en discursos, escritos y demás. No deja de ser cierta. Y qué tal la frase del corrido que dice: ese compa ya está muerto, nomás no le han avisado….. ¿Cruel?. ..Tal vez… cierta, también. Mientras más se exponga alguien a una o varias causas, es más fácil que tenga el efecto…No se necesitan nuevas demostraciones… ni de avisos a destiempo….

Referencias disponibles en la web que sustentan lo afirmado como opinión.

Formato Documento Electrónico(ABNT)

Alvan Feinstein o el renacimiento de la clínica. Salud pública Méx,  Cuernavaca ,  v. 44, n. 1, p. 76-78,  enero  2002 .   Disponible en <http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36342002000100011&lng=es&nrm=iso>. accedido en  20  jul.  2020.

 

foto cortesìa

https://www.redalyc.org/pdf/106/10644111.pdf

https://www.forbes.com.mx/noticias-lopez-gatell-cifra-muertos-por-covid-19-podria-llegar-a-30000/

https://www.astrofisicayfisica.com/2016/02/teoria-de-einstein-del-espacio-tiempo.html

https://elperiodico.com.gt/opinion/2019/05/25/llora-como-mujer-lo-que-no-supiste-defender-como-hombre/

https://www.youtube.com/watch?v=4DPGjjCBcAg. Los cuates de Sinaloa. Ese compa ya está muerto, nomás no le han avisado….

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*